viernes, 30 de julio de 2010

LAS VUELTAS DE LA VIDA


La vida es caprichosa, te lleva por donde quiere, cuando menos te lo esperas sucede algo que cambia todo el ritmo de tu día a día, sin más, así es. Da vueltas y más vueltas, no sabemos dónde va a parar ni hacia dónde mira, nos limitamos a vivir, ya es bastante decimos, y aunque es MARAVILLOSO poder disfrutarlo, nos sorprende con hechos inesperados que tenemos que asumir.

Hoy escribo a toda esa gente que como a mi, la vida nos da vueltas y nos cambia de rumbo sin esperarlo, a todos los que viven intensamente sin echar nada en cara, a aquellos que aceptan esta rueda gigante llamada vida.

Gracias a ella, descubro sensaciones nuevas que no pensaba, amistades desconocidas, vivencias en definitiva, únicas.

8 comentarios:

Miguel dijo...

La vida es un mar de sorpresas. Hay que acogerlas tal como vienen y actuar en consecuencia. Me alegro de "verte" de nuevo por aquí.

Besos.

Diana Puig dijo...

Hola Rachel,
La vida siempre te sorprende, quiero pensar cuando tal vez más lo necesitas, claro aquí me refiero sorprederte de forma positiva.
Bonita reflexión.
didi.

hoy dijo...

Hay personas que sienten su vida cansada, repetitiva monótona... no se dan cuénta que en cualquier momento a la vuelta de la esquina todo deja de ser ya asi para ser de otro modo.
Es duro el momento de la espera...veo muchos de mis amigos esperar y darían lo que fuera por una de esas vueltas que sabemos que existen..

santiago dijo...

como dice Miguel la vida es un mar de sorpresas.
Un placer saludarte

Rachel dijo...

Hola Miguel, así es, no veas lo que nos sorprende cuando menos lo esperamos, como bien dices tenemos que aceptarlas y vivir con ellas. Intento estar más por aquí. Besos

Rachel dijo...

Hola Didi, sí a veces son cosas positivas, otras no tanto, pero en definitiva normalmente suelen ser para mejor, o, al menos es lo que quiero pensar. Besitos

Rachel dijo...

Mariela, así es muchas veces esos cambios son necesarios, lo importante es aceptar nuestras vidas y vivirlas intensamente, sin esperar nada, que ya viene solo jeje.Un beso

Rachel dijo...

gracias por la visita Santiago, me encanta relacionar el mar con las sorpresas, es una bonita metáfora. Saludos