lunes, 19 de octubre de 2015

DESEOS


No creo que haya desperdiciado mi vida, he hecho tantas cosas y me siento orgullosa de todas, no cambiaría ninguna, aunque sí hubiera podido hacer mucho más, aún estoy a tiempo diréis, pero se pasa y el día a día se convierte en una rutina que evita esos sueños y metas por cumplir.

A veces los castillos se derrumban, una familia se rompe, el fracaso y la decepción se apoderan de uno mismo, y sí, torres más altas han caído y se han vuelto a levantar, de eso se trata, de tropezarse pero seguir adelante aprendiendo de esos errores o vivencias.

Es muy fácil decir: disfruta el momento y no pienses en nada más, y aunque es lo que debería ser, la realidad es que tenemos tantas cosas en la cabeza, preocupaciones, responsabilidades, que no es tan sencillo, sólo cuando estamos de vacaciones o en momentos especiales nos permitimos disfrutar y no pensar.

Las cosas son como son, admiro a la gente que puede con todo, yo necesito mi tiempo, pero también lo conseguiré, al final diré: no fue fácil pero lo logré.

Espero que tengáis lo que deseáis, lo más importante es ser feliz.